fbpx

Descubre la pedagogía verde

¿Por qué es tan importante el contacto con la Naturaleza?

El medio natural es esencial para nuestra especie porque de él hemos surgido y en él nos hemos desarrollado a lo largo de cientos de miles de años. Nuestros cuerpos están perfectamente preparados para crecer y aprender de manera óptima en ese entorno. Necesitamos la naturaleza especialmente en la infancia, para madurar nuestro organismo, en general, y nuestro sistema nervioso, en particular; gracias a ella también construimos  una identidad autónoma, en relación de interdependencia con los demás seres vivos. Por eso debería ser un derecho fundamental para todos los niños, niñas y jóvenes, pero también en las otras etapas de la vida. 

 

¿Qué ventajas tiene?

Desde los años 80, las investigaciones de la Psicología Ambiental constatan los beneficios de los entornos naturales para la salud, el bienestar, el desarrollo y el aprendizaje. En el caso de los niños, niñas y jóvenes, aumenta su actividad física, sus capacidades psicomotoras y la inteligencia espacial, mejora la salud en general, reduce la ansiedad y el estrés, favorece las funciones cognitivas (memoria, atención, concentración…), desarrolla la creatividad, fomenta las relaciones sociales, favorece la resiliencia…Estas son solo algunas de sus ventajas. En una época en la que la mayor parte de las criaturas sufren déficit de naturaleza, debido a nuestra artificial forma de vida, es todavía más importante y necesaria si cabe.

 

¿Para beneficiarse basta con salir al campo?

Obviamente no. El cultivo del vínculo con la Naturaleza va mucho más allá de, simplemente, estar en un paisaje como si fuera un decorado. Es una forma de ser, de sentir, de vivir y relacionarnos con los demás seres vivos y con nosotras mismas. El fenómeno de la urbanización ( casi el 60% de la población reside en ciudades) y de la sub-urbanización (una parte del campo se ha convertido en suburbio), tiene un aspecto cultural, también se han urbanizado las mentes: podemos perfectamente estar un lugar paradisíaco, completamente cerradas, sin sentirlo ni vivirlo. Tampoco es suficiente con ir al verde de vez en cuando. Es preciso una relación cotidiana, embarcarse en un proceso de transformación que tiene consecuencias biológicas, pero también psicológicas y culturales.

¿En qué momento perdimos el vínculo con la Naturaleza?

Se trata de un proceso gradual en la cultura occidental, desde que en la Grecia clásica se oponía el concepto de cultura al de naturaleza, la civilización al salvajismo y el ser humano al animal (cuando somos animales, solo que de un tipo específico, como todos.)… La tendencia se aceleró muchísimo con la industrialización que ha dejado una marca incluso a nivel geológico en la superficie de la Tierra, lo que se denomina Antropoceno. De simplemente adaptarnos y transformar el entorno para nuestro bienestar, hemos pasado a construir ambientes cada vez más artificiales que nos mantienen aislados y perjudican nuestra salud física y mental. El consumismo es una manera de llenar un vacío, de satisfacer de forma secundaria necesidades humanas fundamentales. Algunas de las más importantes son las de conexión y pertenencia, pero también están la necesidad de aire libre (¿te has preguntado alguna vez por qué llamamos al aire en espacios abiertos precisamente “libre”?), de movimiento, de comunicación, de expresión creativa…o la necesidad de sentido, que también forma parte de nuestra naturaleza.

¿Qué es la Pedagogía Verde?

La Pedagogía Verde es un conjunto de conceptos, ideas y estrategias para acompañar el desarrollo humano cultivando nuestro vínculo innato de amor hacia la Tierra y todos los seres que la habitan. Acuñé este concepto en mi primer libro, Educar en Verde, inspirándome en la autora suiza Alice Miller, que habla de las pedagogías blanca y negra, y otros autores que se han referido a la pedagogía roja. El color verde es una metáfora, porque el planeta es de todos los colores (y mucho más azul que verde). Entiendo Naturaleza en un sentido amplio como todo aquello que no ha sido fabricado, que crece y se desarrolla por sí mismo, que no necesita batería para moverse…Incluye las piedras, el agua, el fuego, la tierra, el aire, la vegetación, los animales (también el animal humano que somos), además de las bacterias, las algas y los hongos.

¿Cuáles son sus principios e ideas?

La Pedagogía Verde entiende al ser humano como la semilla de un árbol o una planta que lleva dentro de sí todo lo que necesita para desarrollarse. Al igual que los demás seres del mundo vegetal y animal, para crecer y aprender necesitamos tiempo y calma, amor y confianza en nuestros procesos naturales, en la inteligencia de la vida que se expresa a través de nuestra sabiduría innata. Entendemos que el entorno es el primer educador:  condiciona nuestra salud, bienestar, aprendizaje y comportamiento. La tarea de un pedagogo es conocerlo, cuidarlo y, si es necesario, contribuir a diseñarlo. También aprender a acompañar desde las necesidades vividas que no es lo mismo que satisfacer los deseos. Para ello necesita profundizar en su propio vínculo con la naturaleza. Educamos con nuestros ser, no con métodos y técnicas.

¿Cómo pueden las escuelas favorecer el contacto con la naturaleza?

Antes del como, me gustaría decir algo sobre el por qué. El déficit de naturaleza y los beneficios del contacto nos hablan de lo íntimamente relacionadas que están nuestra salud y la salud del planeta en su conjunto. Todas sabemos que hoy vivimos una crisis medioambiental sin precedentes. En este escenario, las escuelas tienen una responsabilidad enorme: liderar una transformación cultural sin precedentes, que nos permita evolucionar desde una sociedad biofóbica que llena de miedo, vive de espaldas a la Naturaleza, y la destruye, hacia una sociedad biofílica (de bios=vida y filos=amor), cuya razón de ser principal es el amor y el cuidado a la vida.

¿Se puede aprender todo al aire libre?

Está comprobado que la Naturaleza es el mejor medio para un desarrollo y un aprendizaje holístico (del griego hólos=todo, que implica todas las dimensiones del ser humano) y saludable. En algunos países como Escocia, por ejemplo, todo el currículo de Infantil, Primaria y Secundaria se está llevando a los espacios naturales. También se trabaja al aire libre en educación de adultos, para el desarrollo, la prevención y la terapia. Pero, dependiendo de la edad, las características y el tipo de habilidades, se puede combinar la convivencia en espacios interiores y exteriores. Ambos son complementarios en el proceso de aprendizaje. 

¿Por dónde empezar?

Hay que abrir la escuela al entorno, sacar la educación fuera del aula o, como mínimo, articular adecuadamente los tiempos y espacios interiores y exteriores. El medio ambiente debería ser el medio del aprendizaje, vincularlo completamente a los procesos naturales. Todo se puede aprender al aire libre. La naturaleza es madre y es maestra. A partir de esa relación cotidiana podemos empezar a fomentar una cultura de amor por la Tierra. Adoptar una perspectiva no-antropocéntrica que nos permita aprender a convivir. En la práctica, se trata de aumentar la frecuencia del contacto: puedes emprender un proceso de transformación de los espacios exteriores (que nos sea meramente decorativo) o estar más presente en los entornos naturales cercanos, idealmente en el marco de un proyecto educativo biocéntrico.

¿Y yo qué puedo hacer?

Hay muchas cosas que puedes hacer como madre, padre, abuela, profesional de la educación o desde cualquier posición y lugar donde te encuentres. A veces, es solo una cuestión de actitud, en tu forma de vivir, de estar con los demás y de acompañar a niños, niñas, jóvenes y adultos. Los pequeños cambios pueden tener un impacto muy grande. Si además puedes unirte a una comunidad de personas cuyas ideas y valores son similares a las tuyas, las posibilidades de transformación se multiplican. Y si en algún momento te desanimas o piensas que las cosas van justo en la dirección opuesta, pregúntate de qué lado quieres estar: ¿dónde deseas invertir tu energía?. 

¿Te interesa saber más?

Hemos reunido varias fuentes de contenido para que puedas seguir investigando sobre la Pedagogía Verde y el vínculo con la naturaleza.

Cerrar menú