Confían en NosotrAs

"La hermosa experiencia que hemos compartido me ha llenado de luz, calor y amor de la madre Tierra. Me siento diferente: llena de paz, serenidad, y mucha alegría. Cargada de la energía que hemos creado todo el grupo”.

Maider, madre y educadora

"Ha sido una experiencia increíble. Mi sensibilidad se fue abriendo poco a poco, totalmente consciente de lo que estaba sucediendo y, al mismo tiempo, sorprendida y curiosa. Creo que nunca he estado más cerca de percibir el mundo como mi pequeño Alvaro. Gracias por darnos esta oportunidad"

Marta, madre

“Un taller que llega al corazón y te conecta con la Naturaleza. Gracias Heike por lo que dices con tus palabras y expresas con tu sonrisa”

Lucía, maestra

“Ya ha pasado una semana y todavía siento una paz al pensar en ese fin de semana mágico y en todas vosotras. ¡Muchísimas gracias por lo compartido!”

Irene, bióloga

“Además de metodologías muy interesantes para programar actividades curriculares al aire libre, he aprendido que las experiencias grupales pueden ser relajadas y amorosas. Y he superado mi propio miedo a expresarme abiertamente cuando somos más de dos"

Carlos, profesor de Secundaria

“He vivido una intensa experiencia de conexión con mis hijos, con mis amigos y todas las personas que estuvimos allí. Me llevó a la serenidad, a estrechar vínculos auténticos con todos, con los niños, con la naturaleza. A tomar consciencia que lo más maravilloso de la vida está en la sencillez, en lo liviano, en la falta de expectativas, en vivir el momento. A sentir plenitud, presencia, y por qué no, poder. Ese poder que cada uno de nosotros tenemos, porque somos creadores. Un poder que no domina, ni explota, sino que empodera, responsabiliza, pone en acción, crea"

Julia de Miguel, madre y terapeuta

“La decisión de participar en el taller residencial Crecer en el Amor por la Tierra, literalmente cambió mi vida: me ayudó a reafirmarme en mis valores, en las cosas que considero verdaderamente importantes. Ha contribuido a transformar la forma en que me relaciono con mis alumnos, familiares y amigos pero sobre todo la manera en que me relaciono conmigo misma”

Marisa, educadora

“¡Gracias Heike por tu sabiduría Natural! El taller me ha cargado las pilas y me ha dado ganas de fluir, bailar, cantar y cultivar el amor por la tierra en las aulas y en los corazones”

Mariate, maestra de Primaria

“En mí ha quedado una huella de todas las emociones que compartimos. Me dí cuenta que muchas veces consumo la naturaleza como si fuera un objeto material más. Veo el paisaje como quien ve una fotografía, de manera plana y rápida. Sin dejarme impregnar por él. Sin formar parte de él. Sin involucrarme. A veces lo más importante no es lo que se cuenta sino el modo en que se transmite. Y Heike supo transmitir cosas que yo ya sabía pero que allí, por fin, sentí su significado. Nos hizo disfrutar de sus ideas pero también de su forma de ver la vida, de su energía, y facilitó junto al grupo y al entorno que se crease un clima relajado, íntimo, abierto, de confianza, donde la esencia de cada niños/a y adultos/a hizo de estas jornadas algo diferente, único… un encuentro y reencuentro con la Naturaleza pero también con las personas y con nosotros/as mismos/as"

Silvas y Fentos

“El domingo, después de comer, no pude despedirme de Heike. Dale un abrazo grande de mi parte y dile que aún resuena en mí el "Mírate al espejo", su consigna en el bosque, y su profunda alegría”.

Fátima, maestra

previous arrow
next arrow
Slider

Nuestra separación del medio natural es una ilusión de la cultura moderna. Dependemos  del Planeta para todo: respirar, alimentarnos, refugiarnos, vestir, calentarnos, desplazarnos...Nuestros cuerpos están hechos de la misma materia-energía que la Tierra. Sus minerales, aire y agua, son nuestros huesos, aliento y sangre. Por eso, quien se aleja de la Naturaleza, se aleja también de sí mismo.

Los talleres son sesiones activas, prácticas, introspectivas y vivenciales. Una oportunidad para relacionar los conceptos con las propias experiencias vitales, e incorporar las prácticas esenciales de la Pedagogía Verde. Invitan a comprender el cuidado a la infancia, y a todas las formas de vida en el planeta, como una aventura de crecimiento mutuo, un aprendizaje en común de la responsabilidad y la convivencia.

Según su duración, ofrecen distintos niveles de implicación y profundización : 

.Conferencia-taller (2 a 4 horas)

.Taller de una jornada (8 horas)

.Taller residencial o semi-residencial (una jornada y media)

.Inmersión (de dos jornadas en adelante, según los objetivos y el tipo de grupo).

Tejer una Conversación

En el mundo hiper-productivo y ultra-eficaz en que vivimos, estamos perdiendo el arte de la conversación, considerada una inútil pérdida de tiempo. El diálogo abierto y sincero, sin objetivo particular, con respeto a las diferencias, es el único remedio posible para la crisis de empatía que sufrimos. Tejer una conversación pretende recuperar la comunicación humana más natural. Mientras la conferencia habitual deja los comentarios y preguntas para el final (y, con frecuencia, el tiempo escasea) esta propuesta se inicia, precisamente, con varios interrogantes lanzados al espacio del círculo. Estos constituyen la trama de un coloquio hilado y tejido por el propio público, siguiendo el principio de construcción colectiva del conocimiento, de Paolo Freire. Cada persona se implica «entera», con todo su ser, en un trabajo de escucha profunda, de sí misma y de los demás, que pone en juego pensamientos y saberes pero también sensaciones, emociones, imágenes, recuerdos y experiencias vividas. Las palabras «aladas», que decía Homero, son «hiladas», en una creación grupal con sentido que deja impregnados a los participantes de mucho más que ideas, consejos y recomendaciones.
Aforo limitado

Aprender con la Pedagogía Verde

El medio natural nos ofrece herramientas únicas e insustituibles para el aprendizaje; los espacios abiertos multiplican las oportunidades de desarrollo sensorial y motor, de observación y descubrimiento, sorpresa, magia y misterio, confianza, cooperación… Favorecen la curiosidad, la motivación, la gestión del riesgo y la autonomía. Además, aportan numerosos ejemplos de comportamiento ético gracias a los cuales podemos cultivar actitudes y valores de amor por la tierra y todos los seres que la habitan. Al reconocer estas vivencias en su propia historia, rememorando y reactivando sus recuerdos de infancia, los educadores toman conciencia de las ventajas de realizar su labor al aire libre, y se sienten motivados para iniciarse en estas nuevas prácticas.Programar y planificar sesiones de trabajo al aire libre, en cualquier etapa educativa, es más sencillo y gratificante de lo que se imagina. Las maestras y profesores que se animan a probarlo, suelen «engancharse» y repetir. Y es que, como decía Séneca: “No nos atrevemos a hacer muchas cosas porque aseguramos que son difíciles, pero son difíciles porque no nos atrevemos a hacerlas”. Después de este taller te atreverás. Garantizado.

Cómo Diseñar Espacios Vivos

Partiendo del análisis de las necesidades auténticas de los niños, niñas y jóvenes, las participantes reflexionan sobre el papel del medio ambiente cercano en el desarrollo y el aprendizaje. Utilizan herramientas de observación, documentación, entrevistas y otras dinámicas individuales y grupales, para identificar las características y los usos de los espacios exteriores de sus escuelas. De acuerdo a las informaciones y datos recogidos,  se realiza el diseño en maqueta de un ambiente de aprendizaje natural adaptado a esos espacios, con sus objetivos, contenidos y métodos de acompañamiento. Se estudian los aspectos espaciales, materiales, lúdicos, educativos y curriculares, así como la organización, preparación, programación y evaluación de los mismos, además de los principales retos y la forma de superarlos.

Infancias Mágicas

Los primeros años de la vida son un tiempo mágico en el que se sientan las bases de un ser humano presente y atento, imaginativo y creativo, comprometido, solidario, disponible para los demás y capaz de estar a solas consigo mismo. La magia es todo lo que sucede con independencia de la voluntad, lo inesperado, lo que no puede ser programado ni controlado. Se necesitan mucha disponibilidad, sensibilidad, apertura, inocencia y confianza para saber apreciarla. El contacto con el medio, unido a un acompañamiento respetuoso con los ritmos y las capacidades, permite atender de manera diferenciada a las necesidades específicas de cada criatura, lo cual facilita la atención a la diversidad, previene la exclusión y proporciona una base sólida para el crecimiento integral, en el delicado amanecer de nuestra existencia.  

Pantallas ¿Para Qué?

En la infancia y la adolescencia, la tecnología puede aportar grandes beneficios, y también provocar graves trastornos. Entre una actitud pasiva y consumista de “todo vale”, y el rechazo completo a las pantallas, cada familia y cada escuela pueden encontrar el espacio donde se sientan seguras. Este taller te ayuda a encontrar respuesta a preguntas como: ¿Son todas las pantallas iguales? ¿Qué efectos puede tener una exposición prolongada sobre el desarrollo físico, motor, sensorial, emocional, social e intelectual? ¿Qué beneficios aportan? ¿Qué tipo de habilidades y destrezas ayudan a desarrollar? ¿Qué riesgos plantean en las distintas etapas del desarrollo infanto-juvenil?¿Se pueden compensar sus efectos negativos? ¿Qué tipo de aprendizajes aportan? ¿Es necesario limitar el tiempo de uso? ¿A cuánto según el aparato y la edad de la criatura? ¿Cómo y cuándo utilizarlas en la escuela? ¿Es aconsejable premiar o castigar con estos dispositivos?

Cuidar la Vida

Una experiencia única, diseñada específicamente para fortalecer los vínculos familiares, mientras abrimos nuestra sensibilidad, nuestra imaginación y nuestras emociones al mundo natural. La ocasión de experimentar y transmitir una relación positiva de cuidado y amor hacia todas las formas de vida en nuestro maravilloso planeta. Generalmente, aprendemos a relacionarnos con nuestros hijos e hijas en espacios que les están vetados, y, llegado el momento, aplicar la teoría a situaciones reales puede resultar complicado. En el mundo hiper-activo que vivimos, disfrutar de momentos privilegiados de encuentro y juego, con los niños y niñas, es esencial para estrechar nuestros lazos y crecer juntos. La naturaleza y el acompañamiento experto de Heike Freire nos ofrecen un ambiente especial, donde pequeños y grandes podemos convivir de una forma más íntima y relajada, sin las presiones de la vida diaria, ni la necesidad asumir un rol predeterminado.

Autonomía y Responsabilidad

El deseo de tomar decisiones, actuar por tus propios medios y desenvolverte en la vida, aparece muy pronto en el ser humano. Aunque frágiles y dependientes, la mayoría de los niños, niñas y jóvenes quieren sentirse capaces de hacer cosas por sí mismas, según sus posibilidades.  Instintivamente saben que aprender a tomar decisiones y a realizar elecciones por sí mismos es la única forma de construirse una identidad auténtica, de fortalecer su sentido del yo. Aunque muchas veces se equivoquen, o no se sientan seguras. Aunque sus padres, madres, cuidadores, profesores, amigos.. en ocasiones no las entiendan, o incluso no les agraden. Solo así pueden saber quienes son, y desarrollar su sentido de la responsabilidad. Acompañarles en el ejercicio de su libertad y en la conexión con su sabiduría innata, es la mejor preparación que podemos darles para la vida presente y futura. Lo necesitan para crecer sanos y felices, con amor a sí mismos, seguridad y confianza en sus propios recursos y capacidades.

Amar la Tierra

Familias y educadores nos esforzarnos para que las criaturas se integren adecuadamente en la sociedad y la cultura pero: ¿Qué hacemos para cuidar y acompañar adecuadamente su naturaleza? ¿Cómo les ayudamos a fortalecer su amor por la Tierra y los seres que la habitan? ¿Cómo evitamos transmitirles actitudes biofóbicas? ¿Qué nos ayuda a sentir, pensar, relacionarnos y actuar de manera biocéntrica? ¿Cómo acompañamos a la infancia y la adolescencia en entornos que no son meros decorados, sino que están vivos? ¿Cómo construimos espacios y propuestas que favorezcan una conexión profunda? ¿Qué significa percibir su sabiduría innata? ¿Cómo trabajamos nuestro propio vínculo con el Planeta?. Este taller residencial traza los fundamentos y herramientas de una pedagogía asentada en la vida. Además de conceptos, permite tomar conciencia de la propia relación  física, mental, emocional y psico-espiritual con la Naturaleza. Un conocimiento indispensable para acompañar a otras personas.

¿Quieres saber más? ¡ESCRÍBENOS!

Cerrar menú